Buscador
cerrar

Emprender

¿Cuánto cuesta montar una panadería? ¿Y una fábrica de cerveza artesanal?

Dos ejemplos emprendedores nos sirven de modelo para detectar los costes ocultos que no debes pasar por alto al montar uno de estos dos negocios. 

Pilar Alcázar | 06/06/2018
Linkedin Whatsapp
Sergio Valiente –segundo por la derecha– con parte del equipo de Rebel Bers Lau Gar.
Rebel Bers Lau Gar

“No contamos con que los proveedores no te dejan pagar a 30 días cuando estás empezando”

Una lonja en Baracaldo para compartir con amigos la afición a la cerveza y la sorpresa de que bares de alrededor y organizadores de ferias se interesaban por su producto es el origen de estos fabricantes de cerveza artesana. Para montar el negocio, entre sus cinco socios invirtieron 75.000 euros y pidieron otros 75.000 de financiación a Laboral Kutxa. No es demasiada inversión para una fábrica de cervezas porque “no quisimos empezar con un Ferrari. En 2013 no había apenas mercado. Decidimos utilizar equipo de segunda mano pero sí, nos quedamos un poco cortos. A la hora de echar a andar nos faltó liquidez para las materias primas y los envases. Cuando empiezas pocas empresas te dejan pagar a 30 días, un problema con el que no habíamos contado. Pero ajustamos las cuentas durante ese primer año y desde entonces hemos crecido y en 2016 solicitamos otro crédito. Esta vez de 150.000 euros para duplicar la producción”, explica Sergio Valiente, uno de los socios fundadores de Rebel Bers Lau Gar.

En un proceso de producción como este, te pueden ocurrir otros muchos imprevistos. Como a ellos. “No habíamos previsto bien los gastos de mantenimiento de la maquinaria. Y hablamos de piezas que rondan los 2.000 euros y que cuando empiezas hacen bastante daño. Tampoco tuvimos en cuenta la merma que se produce en la producción. Si haces 2.300 litros, como hay cierta materia orgánica dentro de la cerveza, al final te quedas con 2.200. Son 100 litros de diferencia”, comenta Sergio Valiente. “También hay que prever que al principio necesitas un tiempo para tenerlo todo montado. En nuestro caso fue un año. Y tienes que empezar a pagar alquiler antes de empezar. Nosotros lo resolvimos negociando con el arrendatario para que durante ese tiempo nos rebajara ese coste. Pagábamos un 40% de lo que pagamos ahora”. 

Lorena Lanchas, fundadora de Panadería Migas.

 

Panadería Migas

“A los tres meses Hacienda me reclamó las retenciones del IRPF del alquiler: 500 euros”

Un negocio de panadería que no ha necesitado licencias ni muchas obras, porque en el local ya había antes una panadería. “Sólo le hemos dado un lavado de cara y hemos cambiado la cartelería. En total, una inversión de unos diez mil euros”, explica Lorena Lanchas, su fundadora.

Para montar el negocio pidió 10.000 euros a una entidad bancaria y se quedó de colchón otros 4.000 euros de fondos propios. “Hice cuentas a tres meses. Coste de arrancarlo, sumando los tres meses de alquiler, el stock inicial, los gastos fijos… y en razón de eso pedí un 50% más para estar esos tres primeros meses tranquila. Es dinero que hay que tener siempre para cualquier imprevisto que te pueda pasar. Que se te rompa el horno, por ejemplo, que me ha pasado porque es un horno de segunda mano”, continúa.

Previsora, pero también se le pasaron por alto algunos gastos: “A los tres meses, cuando Hacienda me reclama las retenciones del IRPF del alquiler: 500 euros”.

 
Suscríbete
  • Suscríbete a la revista y consigue 12 números por solo 28,80 € (un 20% menos).

  • Emprendedores en un iPad

    Accede a nuestro Quiosco Digital y disfruta de la revista en tu tableta, estés donde estés.


Encuentra tu franquicia

Ver más articulos