Buscador
cerrar

Fiscalidad

Declaración de la Renta: 6 dudas habituales sobre Rendimientos de Actividades Económicas

José Antonio Almoguera, presidente de Megaconsulting, aclara estas cuestiones fundamentales.

10/04/2018
Linkedin Whatsapp

Bienes afectos a la actividad; operaciones de Leasing; las provisiones como gastos; renuncia al régimen de Estimación Objetiva; el renting frente a la compra y los gastos deducibles son 6 cuestiones que, según el prestigioso asesor José Antonio Almoguera, presidente de Megaconsulting , más dudas suscitan en materia de Rendimientos de Actividades Económicas sobre el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas 2017. Partiendo de una pregunta concreta, él mismo aclara qué debe hacerse en cada supuesto.

1) Bienes afectos a la actividad

Consulta: “Ejerzo una actividad económica y tengo algunos bienes que dedico a dicha actividad ¿Qué se considera bien afecto?”

“La consideración de un bien como afecto a la actividad determina que todos los gastos que estén vinculados con el mismo se consideren como gastos deducibles y por lo tanto disminuya el rendimiento neto de la actividad.

No siempre es fácil saber si un bien está o no afecto a la actividad, aunque reglamentariamente se aclara que se consideran bienes afectos los bienes y derechos necesarios para la obtención de los rendimientos empresariales o profesionales. En ningún caso se incluirán todos aquellos bienes que se utilicen particularmente por el titular de la actividad.

Otra cuestión importante es que estos bienes se deberán utilizar únicamente para la actividad económica. No podrán ser utilizados para uso propio, salvo que esta utilización sea accesoria y notoriamente irrelevante.

La afectación puede ser parcial, es decir, que solo una parte del bien se encuentra dentro los bienes afectos a la actividad, como puede ser el caso de un piso. Esto determina que los ingresos y gastos de dicha parte se incluirán dentro de la actividad.

Es necesario que sepamos que el bien afecto deberá estar reflejado en la contabilidad, pues sobre él se harán las amortizaciones que correspondan. En el caso de que no se lleve contabilidad se reflejará en el libro de bienes de inversión.

Si se trata de un matrimonio, la afectación de un elemento patrimonial se podrá hacer  de bienes como titularidad privada del cónyuge que ejerce la actividad, o bien, que corresponde a bienes gananciales o comunes a ambos cónyuges.

Los bienes pueden incorporarse desde el patrimonio particular al empresarial sin que exista ningún tipo de variación patrimonial, a efectos fiscales, siempre que los bienes continúen formando parte de su patrimonio. En caso de trasladar los bienes entre el patrimonio particular y empresarial, es importante la determinación de valor que debemos incluir en estos casos:

-En el caso de afectación al patrimonio empresarial, debe incluirse en la actividad por el valor de adquisición que tuviesen los elementos en ese momento.

-Cuando se produce la desafectación de un elemento de la actividad empresarial al patrimonio personal debe realizarse por su valor contable que corresponde a los elementos en este momento, calculado de acuerdo con las amortizaciones que hubiesen sido deducibles, computándose en todo caso la amortización mínima.

2) Operaciones de leasing

Consulta: "¿Qué beneficio se puede aplicar en una actividad económica por las operaciones de leasing?"

El Leasing es un arrendamiento financiero especial con opción de compra.

La compañía de Leasing adquiere en propiedad los bienes objeto del Leasing y cede su uso al arrendatario durante un tiempo convenido por un precio distribuido en cuotas periódicas, pudiendo el arrendatario quedarse con el bien mediante el pago de una cantidad (valor residual).

En la Ley del Impuesto sobre Sociedades se limita el importe de la deducción, de las cantidades pagadas en Leasing, al doble de la cuota de amortización lineal del elemento financiado más los gastos financieros.

La deducción como gasto será la cantidad correspondiente a los intereses y la parte que corresponda a la recuperación del bien, sin que esta última pueda superar el doble del coeficiente de amortización lineal (triple en empresas de reducida dimensión). El exceso pagado, no deducible, se trasladará a otros períodos impositivos posteriores, pero siempre respetándose el mismo límite.

La parte correspondiente a la recuperación del bien debe ser igual creciente durante todo el período de vigencia de la operación.

Como precisiones más importantes, indicadas por la Administración tributaria, podemos señalar:

a)El Leasing de los automóviles será deducible si se encuentra afecto a la actividad (exclusivamente).

b)Las cuotas pagadas en Leasing correspondientes a la recuperación del coste del elemento no serán deducibles si el bien no es amortizable.

c)La deducción sólo puede desde el momento en que el bien se encuentre en condiciones de funcionamiento.

d)Los excesos de pago se pueden amortizar en otros períodos, sin límite de tiempo.

e)Los plazos mínimos para la financiación serán de 2 años para los bienes mobiliarios  y 10 años para los bines inmobiliarios.

f) Será deducible sólo cuando se trate de empresarios o profesionales, dados de alta en el Impuesto sobre Actividades Económicas.

3) Las provisiones como gastos

Consulta: "Ejerzo una actividad económica  ¿Cómo me puedo deducir por las provisiones?"

Las provisiones son gastos deducibles en las actividades económicas, pero tienen distinto tratamiento dependiendo del régimen de tributación estimación directa (normal o simplificada)  o estimación objetiva.

Las provisiones se constituyen para la cobertura de gastos o pérdidas que se puedan producir, por pérdidas sufridas en los elementos de activo y para cubrir posibles insolvencias.

En el régimen de estimación directa normal las provisiones tienen una mayor importancia, siendo la más representativa la correspondiente a provisiones para insolvencia. Hay que considerar que si se cumplen alguno de los puntos establecidos por la Ley del Impuesto sobre Sociedades podemos crear el gasto, aunque no exista todavía la obligación de pago. Se podrá provisionar en los siguientes casos:

a)Cuando haya transcurrido seis meses desde el vencimiento.

b)Si el deudor está declarado en quiebra, suspensión de pagos o similar. En tanto, no se decrete por sentencia judicial la suspensión de pagos, la dotación de la provisión de insolvencias, no puede considerarse gasto deducible.

c)Si el deudor está procesado por alzamiento de bienes.

d)Cuando se reclame judicialmente el cobro.

Por otra parte, hay que saber que en ningún caso podrá crearse la dotación, salvo que estén en un proceso judicial,  cuando se trate de créditos:

-Adeudados por Entidades de derecho público.

-Afianzados por entidades de derecho público, entidades de crédito o garantía recíproca.

-Los garantizados por derechos reales o seguros de crédito o caución.

-Los renovados expresamente.

En el régimen de Estimación directa simplificada no se creará expresamente el gasto de la provisión, sino que se aplica un porcentaje del 5% sobre el rendimiento neto positivo (ingresos menos gastos), en el que se incluyen las provisiones y otros gastos de difícil justificación. Es la estimación objetiva no se aplica ningún tipo de gasto por las provisiones.

En las empresas de reducida dimensión se admite una dotación global del 1% sobre los deudores existentes a la conclusión del período impositivo, teniendo presente que el saldo de deudores deben minorarse aquellos que tienen una dotación individualizada y aquellos deudores cuyas dotaciones no tengan el carácter de deducible.

4) Renuncia al Régimen de Estimación Objetiva

Consulta: "¿Cómo funciona la renuncia en el régimen de estimación objetiva en las actividades económicas?"

Este régimen es aplicable a cada una de las actividades económicas aisladamente consideradas, que determine el Ministerio de Economía y Hacienda, salvo que los contribuyentes renuncien a él en el mes de diciembre anterior al inicio del año natural en que deba surtir efecto o al inicio de la actividad y tendrá una duración para un período mínimo de 3 años (incluyéndose en el régimen de estimación directa simplificada)  

Se excluyen de este régimen los contribuyentes en que se dé cualquiera de las siguientes causas:

a)Rebasar los límites de la orden ministerial que determina estas actividades.

b)Ser excluido del régimen especial simplificado del Impuesto sobre el Valor añadido

c)Año anterior se superen para el conjunto de sus actividades el importe de 250.000 euros anuales en ventas o ingresos ó de 300.000 euros si se trata de actividad agrícola, ganadera y forestal.

d)Que el volumen de compras de bienes y servicios, excluidas las adquisiciones de inmovilizado, en el ejercicio anterior supere los 300.000 euros.

e)Que las actividades económicas desarrolladas, total o parcialmente este fuera del ámbito de aplicación del impuesto.

La exclusión producirá efectos en el año inmediato posterior donde se produzca cualquiera de las anteriores circunstancias.

Para el cálculo del límite conjunto de las actividades de 300.000 euros ó 250.000 euros sólo se tendrán en cuenta las operaciones que deban a notarse en el libro registro de ventas e ingresos del artículo 65.7 del reglamento del IRPF y en el libro de ingresos previsto en el artículo 40.1 del reglamento del IVA. También se incluyen las operacionespor las que están obligados a emitir y conservar factura No se incluyen las operaciones por las que deban emitirse tickets o vales numerados.

Además, se excluirá en este régimen, quienes determinen el rendimiento neto de alguna actividad empresarial o profesional por el régimen de estimación directa, en cualquiera de sus modalidades, teniendo que determinar el rendimiento neto de todas sus actividades económicas por el régimen de estimación directa en la modalidad correspondiente.

Sin embargo, cuando se inicie durante el año alguna actividad económica no incluida o por la que renuncia al régimen de estimación objetiva, dicha incompatibilidad no surtirá efectos para ese año respecto de las actividades que se estaban realizando con anterioridad.

5) El renting frente a la compra

Consulta: "¿Qué diferencia hay entre el renting y la compra de bienes afectos a una actividad?"

El renting es una modalidad de arrendamiento en la que la empresa que cede el bien se compromete a su mantenimiento y pago de los seguros, cobrando por ello una cuota mensual.

En algunos casos,  además, se compromete a ceder otro vehículo de parecidas características al que se tiene si se sufren averías que imposibiliten su utilización. Naturalmente el coste de arrendamiento es superior al normal, dado que los costes de la empresa que realiza el renting son mayores.

Fiscalmente se trata de un arrendamiento de un bien que si se encuentra afecto a una actividad económica, tendrá la consideración de gasto deducible. Además, contablemente no figurará en los balances, lo que hace que la situación contable mejore al no aparecer ningún tipo de deuda en la actividad.

La compra es completamente distinta al renting, dado que en este caso el empresario o profesional se hace propietario de un bien que figura en su balance, además de las deudas que se puedan haber generado. Además, para poder deducirse de la inversión realizada en el bien del inmovilizado será necesario que lo realice a través de la amortización, durante los años de vida útil de dicho bien.

Seguidamente vamos a señalar los principales aspectos de diferenciación entre estas dos modalidades de financiación:

Renting
-Se trata de un arrendamiento
-El mantenimiento corre por cuenta de la empresa del renting
-No figura el bien en el balance
-Fiscalmente, todo lo pagado se considera deducible
-En caso de quiebra el bien no entra en la partición

Compra
-Se adquiere la propiedad del bien
-El mantenimiento corre por cuenta del propietario
-Figura en el balance de la actividad
-Fiscalmente, se deduce a través de la amortización
-En caso de quiebra el bien se incluirá para la partición.

6) Los gastos deducibles

Consulta: “¿Qué gastos son deducibles dentro de las actividades económicas?”

En las actividades económicas, dependiendo del régimen en el que se esté se tienen unos gastos u otros. En el régimen de estimación directa normal los gastos son mayores que en el de estimación directa simplificada. En el régimen de estimación objetiva como norma general no se consideran los gastos, salvo los excepcionales
En el régimen de Estimación directa normal se consideran como deducibles todos los producidos que estén vinculados con la actividad, señalando los siguientes:

a)Compras y otros consumos de la explotación.

b) Sueldos y Salarios, seguridad social  a cargo de la empresa, autónomos

c)Otros gastos de personal.

d) Arrendamientos, gastos de reparación, servicios profesionales, financieros.

e)Amortizaciones y provisiones.

f) Otros gastos.

En la estimación objetiva simplificada la diferencia fundamental es que los gastos de difícil justificación y las provisiones se consideran aplicadas mediante el porcentaje del 5% sobre el rendimiento neto positivo. Además, en cada régimen la tabla de amortización es distinta.

En la estimación objetiva simplificada la diferencia fundamental es que los gastos de difícil justificación y las provisiones se consideran aplicadas mediante el porcentaje del 5% sobre el rendimiento neto positivo. Además, en cada régimen la tabla de amortización es distinta.

 
Suscríbete
  • Suscríbete a la revista y consigue 12 números por solo 28,80 € (un 20% menos).

  • Emprendedores en un iPad

    Accede a nuestro Quiosco Digital y disfruta de la revista en tu tableta, estés donde estés.


Encuentra tu franquicia

Ver más articulos